25 diciembre 2006

Natividad: señales en el cielo

En un día como hoy es casi obligado hablar de la película recientemente estrenada Natividad y del punto de vista que ofrece la ciencia sobre la estrella de Belén y las señales que avisaron en el cielo de tamaño acontecimiento.

En primer lugar, como muchos lectores ya sabrán, la fecha de la Navidad se escogió coincidiendo con las antiguas celebraciones paganas del solsticio de invierno, la noche más larga del año, pero Jesucristo no nacio en diciembre, y menos aún en el año cero de nuestra era. Esto último, por la indiscutible razón de que no existe el año cero: cuando en el siglo VI se hizo la cuenta de la vieja para establecer cuanto tiempo había pasado desde el nacimiento de Cristo y crear el calendario occidental, el año 1 d.C. se colocó inmediatamente después del 1 a.C., puesto que el cero es un "invento" posterior, no existía en los números romanos, y no entraría en Occidente a través de los árabes (los cuales a su vez lo tomaron de los indios) hasta siglos más tarde. Para más inri, al monje encargado de contar los años sumando el tiempo de gobierno de los distintos emperadores romanos se le olvidó tener en cuenta los cuatro años en los que el emperador Cesar Augusto utilizó su nombre de pila, Octavio, por lo que el nacimiento de Cristo debio de ocurrir alrededor del año 5 antes de nuestra era. Tiene que ser así, puesto que Herodes el Grande, mandatario en la región judía durante el nacimiento de Jesús y responsable de la matanza de los inocentes, murio en el año 4 a.C. Además, según los evangelios, la natividad o navidad se produjo en la época en la que los pastores vigilaban sus rebaños en las montañas, por lo que no pudo ocurrir en diciembre, sino más bien hacia marzo o abril.

De hacer caso a la leyenda, durante esos días un fenómeno celeste, conocido como la Estrella de Belén, alertó a unos magos (debemos entenderlo como astrónomos) babilonios de que había nacido un rey entre los judíos. La señal les guió desde el cielo en su camino hasta Belén y se detuvo justo encima del pesebre en el que había nacido el hijo de Maria. Esta última parte sólo puede entenderse, fuera de la fe en lo sobrenatural, como leyenda, puesto que ningún cuerpo ni fenómeno celeste se "detiene" en ningún sitio. Pero muchos astrónomos sí consideran que en fechas próximas al nacimiento de Cristo ocurrieron fenómenos curiosos en el cielo que, en una época en que no existía frontera entre ciencia y superstición, pudieron interpretarse como señales de un acontecimiento.

En el año 7 a.C. los astrónomos de la época registraron una conjunción triple de Júpiter y Saturno. Una conjunción de planetas consiste en que, por las posiciones de sus órbitas y de la órbita de la Tierra en ese momento, los planetas, vistos desde la Tierra, parecen avanzar el uno hacia el otro hasta tocarse. Triple conjunción quiere decir que después de tocarse, uno de los planetas retrocede para volver a avanzar y volver a tocar al otro, y que esto se repite una tercera vez. No es un fenómeno excesivamente inusual, pero además en torno al 5 a.C. astrónomos chinos registraron una nova, una luz en el cielo mucho menor que la producida por una supernova. Una nova tiene lugar cuando en un sistema doble (dos estrellas que giran en torno al mismo punto como si estuvieran unidas por un eje), una estrella se expande y le cede masa a la otra. Esa masa va a provocar una muy energética reacción de fusión nuclear produciendo un destello o nova visible desde la Tierra.

Ninguno de estos dos fenómenos por sí solo sería raro, pero tal vez el estar los dos próximos en el tiempo, produciéndose además la triple conjunción de planetas en la constelación de Piscis, que, según la manera en la que ciencia y profecía se mezclaban en esa época, estaba asociada al pueblo hebreo, pudo hacer que los sabios de la época leyeran en el cielo que había nacido un rey entre los judíos.

Aunque estos fenómenos celestes pudieron calentar la imaginación de los astrónomos en esa época, lo cierto es que el espacio ofrece misterios más espectaculares. Por ejemplo el de Tunguska, localidad siberiana arrasada en 1908 por una extraña detonación aérea, se piensa que la de un cometa, tan energética que causó que no hubiera noche durante varios días en la mayor parte de Europa, puesto que el cielo nocturno era casi tan brillante como el diurno. Prueba de la escasa divulgación de este singular fenómeno es que no exista película ni leyenda alguna que le haya buscado explicación. Lo que hubieran escrito los evangelistas a partir de algo así ...

10 comentarios:

Miski Lituma dijo...

Hola...muy buena idea lo de combinar ciencia con películas pues ambas cosas me apasionan (además estudié ciencias). Haber si conoces y comentas sobre lo del ascensor espacial; creo que el primero que noveló la idea fue Arthur C. Clarke pero después otros la han usado. 1salu2.
PD: y hablando de Blade Runner...era el personaje de Harrison Ford otro replicante?

maria dijo...

Hola, quiero pedirte colaboración. Acabo de sacar un post en mi blog www.lacoctelera.com/cienciaparanormales sobre ordenadores artistas. Hay un grupo en A Coruña que trabaja en ordenadores artistas músicos y plásticos. Se que hay una peli "Sueños Electricos" que va de un ordenador, me han dicho que en un momento de la peli aprende a tocar sólo. ¿Sabes algo de estos temas y el cine?
Gracias.María

jalop dijo...

Hola Miski. La verdad es que no sabía nada del ascensor espacial, acabo de leer sobre él (para los que tampoco lo supieran, es lo que parece aunque suene inverosimil, un ascensor para elevar a personas u objetos hasta el espacio exterior). El problema para construirlo es encontrar un material capaz de soportar la tensión de un cable de tanta longitud y tanto peso, pero parece que ya hay materiales que podrían soportarlo.

En Blade Runner se insinua que Harrison Ford es un replicante, y en el montaje del director se dice más claro. Tal como yo veo la película, en la que lo interesante para mi es que los replicantes se comportan de forma más humana que los humanos, no tiene mucho sentido que él sea también un replicante, pero parece que esa era la idea de Ridley Scott.

He leido lo de los ordenadores artistas en tu blog, Maria. Actualmente el mismo karaoke de la play ya distingue si quien canta lo hace por encima o por debajo de la nota, y aunque canten dos voces puede analizar cada una de ellas por separado. Por otra, vi una vez un documental en el que les enseñaban a las palomas a distinguir formas, colores, etc. y al final eran capaces de reconocer entre varios cuadros que nunca habían visto, comparándolos con otros que conocían, cuales eran de Picasso y cuales no (no es broma), pero no me suena una película sobre inteligencia artificial que explore especialmente lo del lado artístico. Saludos.

La navaja en el ojo dijo...

He visto algo que te puede encantar, pues combina la sordidez (es italiano) con la ciencia y el cine. Son unos vídeos que analizan cosas imposibles que se hacen en las películas. Aquí puedes encontrarlos: http://www.studiouniversal.it/site/visual.php

jalop dijo...

Me pierdo en la web italiana esta, al parecer da la programación de un canal de TV y tiene otras secciones, pero no veo esos videos que hablan de cosas imposibles que pasan en las películas.

Miski Lituma dijo...

Es cierto...en Blade Runner los humanos se comportan despiadadamente inhumanos y los "replicantes" son los que desmuestran más sentimientos;en este sntido Harrison Ford parecería m´s replicante. Ha esto hay que añadir la palomita de papel que encuentran a la salida del apartamento cuando él se fuga con la replicante, lo que nos da a entender que está siendo espiado por su compañero policía; por último en la película resultan muy sospechosas las fotografías de su familia que Harrison Ford tiene encima del piano...son fotos sin vida, como puestas para crear un falso pasado al replicante Ford.
Yo no he leído la novela, por eso me gustaría saber si esto son sólo conjeturas o está de forma clara en la novela.
Un salu2 a todos.
PD: "Blade Runner" desplazó a "2001 Una odisea del espacio" como la mejor película de ciencia-ficción de todos los tiempos.

La navaja en el ojo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La navaja en el ojo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La navaja en el ojo dijo...

El programa se titula "Replay. Scene al microscopio" y el tío que lo presenta Silio Bozzi.

En este link se pueden ver fragmentos de los capítulos:
http://www.studiouniversal.it/replay/

Una vez se ha entrado en el despacho, hay que poner el cursor sobre el monitor de ordenador que está a nuestra izquierda y esperar a que aparezca escrito "Gli episodi" y luego, dentro, elegir uno y, dando a "guarda l'anteprima", se puede ver un trocito.

Anónimo dijo...

ME PARECIO VER ESA CONJUNCION TRIPLE.. CLAROO Q SOLO SE QDARON ALINEADAS NO VOLVIERON A SEPARARSE SOLO SE ALINEAORN... FUE HACE VARIOS AÑOS TB LO VIO MI PRIMO Y MI PAPA... mi correo es jauregui87@hotmail.com me interesa bastanate esto asi q si tienen unarespuesta a mi correo porfavor gracias
atte
julio jauregui