09 enero 2007

La obsesión: muerte aparente

Hoy retomamos el tema de las "enfermedades vampíricas", es decir, enfermedades reales cuyos síntomas pudieron inspirar o influir en la leyenda de los muertos que se levantan de sus tumbas. Hablamos ya de la rabia y la porfiria, cuyos síntomas guardan cierta similitud con el vampirismo; hay otra tercera dolencia muy rara, sin embargo, que, a diferencia de las otras dos, sí puede revivir a los muertos, al menos de forma aparente: se trata de la catalepsia.

El cataléptico sufre una rigidez muscular total, asumiendo además posturas muy poco naturales. Su cuerpo y su rostro están perfectamente inmóviles, y su respiración y pulso se vuelven tan débiles que resultan imperceptibles, es decir, cualquiera que no sea médico lo tomaría por muerto. Hoy en día no se acepta que alguien esté muerto, aunque su corazón haya dejado aparentemente de latir, si no se registra falta de actividad cerebral (encefalograma plano). En otros tiempos, sin embargo, la prueba que se llevaba a cabo para diagnosticar la muerte era tan poco sofisticada como colocar un espejo frente a la nariz y la boca del moribundo y ver si se empañaba. Los catalépticos serían por lo tanto muchas veces dados por muertos y enterrados vivos; la apertura de tumbas cuyos inquilinos daban señales de haber intentando escapar de ellas pudo ayudar mucho a que la leyenda de los vampiros se propagase.

La angustia de ser enterrado vivo fue descrita por Edgar Allan Poe en un relato que dio origen a La obsesión (1962), una de las muchas adaptaciones de este genio del terror que el rey de la serie B Roger Corman llevó a cabo durante los años 60. Tal vez más angustioso todavía fuera un episodio de la mítica serie televisiva de Alfred Hitchcock, en el que, tras un aparatoso accidente, un hombre quedaba en estado cataléptico, siendo perfectamente consciente de que lo estaban dando por muerto e iba a ser enterrado vivo, y sin poder evitarlo al no tener ninguna forma de comunicarse, hasta que por fin una lágrima demostraba que seguía con vida. Es poco creíble que un enfermo que no da ningún tipo de señal de vida se ponga a llorar, pero sí es cierto que el cataléptico puede ser vagamente, y a veces totalmente, consciente de lo que ocurre a su alrededor mientras dura su trance.

Supuestamente, los fakires hindús pueden sumirse por voluntad propia en un estado cataléptico que les permite pincharse y no sangrar, hacer que su corazón deje de latir, etc. No obstante, como suele ocurrir en estos casos, se trata de simples trucos de ilusionismo: igual que uno no se puede autoinducir una gripe ni ninguna otra enfermedad y controlarla a su voluntad, la catalepsia no es una excepción.

3 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

Este tema de la catalepsia me interesa muchísimo. Así como el de ser enterrada viva, que siempre ha sido lo que más miedo o angustia me ha dado. El capítulo de Alfred Hitchcock es buenísimo. Recuerdo otro en el que una señora que estaba en una cárcel SPOILERS: le pedía al enterrador que la sacase dentro de un ataúd. El plan era que la enterraran y luego, él ya la desenterraría. Cuando por fin está dentro de la tumba, ve que tarda el tío en llegar, enciende un mechero y ve que el muerto no es otro sino su amiguito el que debía venir a sacarla y la única persona del mundo que sabe que está ahí enterrada.

Tocotó dijo...

A mi estas cosas de ser enterrada viva creo que es lo que más angustia me da... Recuerdo el epidosio de CSI de Tarantino, ajjjj, además de enterrado vivo lleno de hormigas rojas mordedoras ¿qué puede ser peor? Igual con música de Alejandro Sanz o el Canto del Loco de fondo ya sería del todo inaguantable.

Cambiando de tema, yo estoy convencida que muchos de mis alumnos son capaces de entrar en estado cataléptico... ¿o será mi voz hipnotizadora?...

jalop dijo...

Yo también recuerdo vivamente ese capítulo de Alfred Hitchcock de la pobre mujer y sus vicisitudes en la cárcel.

Tocotó, si tienes ese poder de hipnotizar a los alumnos, tienes que venir a mi instituto y dejarme en estado cataléptico a dos o tres ... No importa si luego no eres capaz de deshipnotizarlos, no te preocupes ..

Saludos.