21 diciembre 2005

2001: El espacio silencioso

Cuando Stanley Kubrick estrenó 2001:una odisea del espacio en 1968, demostró que la ciencia-ficción no tenía por que estar relegada al terreno de la serie B, sino que servía tan bien como cualquier otro género para contar historias más serias. Junto con la mayor pretensión artística llegó también un mayor rigor científico. Aparte de incorporar a uno de los primeros personajes electrónicos del cine, el famoso computador HAL, la película intentaba dar verosimilitud a los viajes espaciales, en una época en la que éstos empezaban a ser una realidad.

Un elemento chocante de la película fueron los planos mudos del espacio exterior. El espacio está lleno de la luz de las estrellas, pero es silencioso, no se transmite el sonido. La luz es capaz de propagarse en el vacío, al igual que el calor, pero el sonido es una onda de presión, las partículas de aire van chocando unas con otras y transmitiendo la vibración que, al llegar a nuestros tímpanos, se traduce en ruidos. Por lo tanto, sin aire atmosférico no hay sonido, así que cuando oimos en innumerables películas los choques o las explosiones de naves en el espacio, tenemos que pensar que se trata de una de esas famosas "licencias poéticas" de los autores.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi siempre me ha resultado curioso las ruidosísimas explosiones en el espacio, cuando tengo entendido que el sonido no se expande en el espacio...
_________________
- Genteconclase -

Anónimo dijo...

"licencias poéticas", dices.
También pueden ser "licencias poéticas", el no poner ruido en el espacio, como sucede en 2001. También lo utilizan en Firefly, la serie de la que después continuarion con la peli "Serenity". En el espacio nunca había ruido y ponían música de fondo, un poco "country", de acuerdo con la estética de la serie. La verdad es que quedaba muy chulo.

Abel dijo...

A mi siempre me ha parecido curiosa la mania de poner ruido en las explosiones en el espacio, cuando queda muchisimo mas espectacular una explosion sin ruido (como ocurre en, por ejemplo, Akira, aunque esta no se produzca en el espacio).