26 febrero 2008

Savage Grace: mitos y realidades respecto al incesto

En Savage Grace, que está o al menos estuvo en cartel hasta hace poco en nuestro país, Julianne Moore interpretaba a una madre un tanto inestable emocionalmente cuya relación con su hijo puede calificarse de enfermiza. Tras ser abandonada por su marido, el desequilibrio de la protagonista va a más y la lleva primero a compartir amantes con su hijo y más tarde a tener relaciones sexuales directas con él. Aunque sé que existe otra película con la misma temática protagonizada por Isabelle Huppert, la actriz de guardia para este tipo de papeles extremos, servidor nunca había visto el incesto mostrado de forma tan gráfica en el cine, pero parece que la distribuidora no ha sabido aprovechar el potencial escandaloso de una película que tampoco tiene muchos más valores que ofrecer y que ha pasado muy desapercibida.

El incesto es, ex aequo con el canibalismo, el mayor tabú en nuestra cultura y en casi todas aunque, como ocurre igualmente con la antropofagia, existen excepciones en lugares y momentos concretos de la historia, como el antiguo Egipto, en el que los faraones se casaban con sus hermanas para evitar los conflictos dinásticos. ¿Tiene este rechazo a las relaciones sexuales entre los miembros de la misma familia una base científica o se trata sólo de una cuestión antropológica y cultural? Bien, se piensa que la reproducción sexual, común a todos los animales superiores, presenta ventajas biológicas y evolutivas: al mezclar los genes de dos individuos distintos sus descendientes resultan genéticamente más diversos y por lo tanto más capacitados para evolucionar y adaptarse al entorno que las especies asexuales, como gusanos, esponjas, etc. en las que un sólo individuo se reproduce originando copias genéticas de sí mismo. El incesto, que evita en buena medida esa mayor riqueza genética, parece algo contra natura: no obstante, la creencia popular de que los hijos de relaciones incestuosas sufren malformaciones o retraso mental es exagerada y probablemente producto del tabú cultural. Un estudio reciente llegaba a la conclusión de que los hijos de primos carnales, que comparten mucho material genético, tienen alrededor de un 93 % de probabilidades de ser perfectamente normales. Es cierto que las relaciones entre primos no suelen ser consideradas como realmente incestuosas (aunque el matrimonio entre ellos esté prohibido en algunos estados de USA) y en las que sí lo son, como entre hermanos o entre padres e hijos, las estadísticas podrían ser menos favorables a relativizar el peligro del incesto, pero no es cierto que los hijos de padre y madre de una misma familia vayan a sufrir necesariamente malformaciones: simplemente, muchos genes recesivos que podrían causar enfermedades y que seguirían siendo recesivos al unirse con otro material genético externo, se vuelven dominantes con el incesto; el riesgo en el embarazo es mayor, pero no llega a ser una certeza.

Aún más lejos en cuanto a relaciones incestuosas llegó El crimen del capitán Sánchez, un episodio de la serie española de TV de los años 80 La huella del crimen, en el que el tal capitán mantenía una prolongada relación con su propia hija, con la que tenía varios hijos / nietos aparentemente normales, y también este tema se planteaba en Volver, la hasta el momento última película de Almodóvar. El incesto padre / hija o madre /hijo, el más frecuente, está estrechamente vinculado a la pederastia y el abuso de menores por lo que es considerado ilegal; en cuanto al de hermano / hermana entre adultos resulta motivo de debate: hace pocos años se condenó a una pareja de hermanos alemanes a penas de cárcel, que supongo que no llegaron a cumplir en la práctica, por haber tenido hijos entre ellos. Sin embargo en otros países se considera una especie de variante sexual tan extraña como aceptable en principio.

15 comentarios:

/amukeke/ dijo...

Qué tema tan complicado. Desconozco el estado mental de la pareja de hermanos alemanes, pero supongo que el incesto entre individuos de una misma generación es menos dañino que si se produjese en individuos de generaciones distintas (madre-hijo como en Savage Grace, o padre-hija como en Lolita).

La navaja en el ojo dijo...

Lo raro es que sea un tabú cuando en la Biblia una de sus mayores patrañas se basa en eso. Vamos, que la única forma en la que una pareja puede poblar la Tierra es que las hijas se follen a sus hermanos.

Muy interesante en este sentido un tomo de "El Fénix" de Tezuka no traducido al español con una protagonista llamada Romi. Una madre repuebla un planeta congelándose para ser joven cuando sus hijos alcancen edad de merecer y así poder volverse a quedar embarazada. Luego lo repite con los nietos, los bisnietos, etc...

La naturaleza siempre nos tiene a su merced. Así que, cuando le convenga porque la otra opción es la extinción, se las arreglará para que se acaben esos reparos.

Yo creo que en la sociedad civilizada, el rechazo al incesto va mucho más allá que un simple tabú.

La cosa está en que se sepa. Si dos personas no saben que son hermanas o padres e hijos no se siente ningún rechazo. El caso que mencionas de los hermanos alemanes no sé si será el mismo que escuché yo en la tele de unos que se enteraron de que eran hermanos cuando se iban a casar. Me parece que no porque no se les acusó de nada.

A lo que voy. El problema, cuando se sabe lo que se es, no está en que parezca guarro (que también, claro), sino más bien en una cuestión de roles. Al igual que la gente prefiere no mezclar negocios con placer o no acostarse con un amigo de toda la vida porque se estropearía la amistad; en una cosa mucho más profunda y arraigada como un parentesco cercano, el problema estaría en seguir comportándose con los roles de padre e hija (por poner un ejemplo), además de ser amantes o novios o marido y mujer.

En estas películas probablemente es esto lo que más se explora. Estos roles se empiezan a mezclar y ahí es donde entra en psicodrama.

La parte genética de la que hablas es muy interesante, pero quería, además de eso, plantear la psicológica, sobre todo porque hoy en día la mayor parte de las relaciones sexuales no está destinada a procrear.

Dillinger is dead dijo...

En la Biblia efectivamente la población de la Tierra, así como la repoblación tras el diluvio universal, sólo pudo llevarse a cabo mediante el incesto. También hay incestos en la mitología griega y en los relatos equivalentes para otras culturas. El tabú psicológico-cultural del incesto es un tema muy complejo en el que no he querido entrar mucho porque esto es un blog de ciencia; la inmensa mayoría de casos de incesto son entre padres (o madres) e hijos (o hijas) cuando estos últimos son menores, por lo que las secuelas psicológicas son brutales: a las de cualquier otro caso de abuso infantil hay que añadir el que ese abuso lo cometa una figura que debería ser protectora, por lo que los roles de los que habla Navaja quedan totalmente destruidos y eso dificultará mucho que el niño pueda construir su personalidad y desarrollar relaciones sociales, no digamos afectivas, con cierta normalidad.

Los casos entre hermanos son mucho más raros y casi siempre se deben, efectivamente, a que ni él ni ella sabían que eran hermanos; generalmente al descubrirlo funciona el tabú cultural y se sienten repelidos el uno por el otro, sin embargo hay casos en los que esto no ocurre, lo que antropológicamente es muy interesante.

Anónimo dijo...

Hola
"La navaja en el ojo " no hace falta buscar bibliografía extranjera para encontrar esta temática reflejada del incesto madre/hijo.
Puedes leer "Mecanoscrit del segon origen" que es una obra escrita por Manuel de Pedrolo el año 1974(ignoro si esta traducida al castellano y no quiero entrar en polémica de si es una lengua extranjera, en todo caso es española)

La navaja en el ojo dijo...

Hola, anónimo: ya, siento dar una referencia no traducida, pero está en francés y probablemente en inglés... quizá en italiano. Y es buenísimo. Lo recomiendo.

Anónimo dijo...

El incesto es una enfermedad como la pederastia. No puedo explicar que mente tan enferma puede llegar a tener un individuo que desea a su hermana. Sólo el hecho de pensarlo me dan nauseas.

Dillinger is dead dijo...

Insisto en que el incesto casi siempre es padre (madre) / hijo (hija) por lo que no es algo buscado por ambas partes. En los casos de hermanos no hay que yo sepa ningún caso documentado entre hermanos que hayan convivido sino entre personas que se conocen y que no sabían que eran hermanos. En este caso creo que ninguno sabemos lo que haríamos por lo que es mejor no juzgar. Saludos y gracias por los comentarios.

Anónimo dijo...

Yo me refiero a dos hermanos que conviven juntos en una casa con sus padres. Eso es una enfermedad, una desviación sexual.

¿Qué persona normal va a sentir deseo por su hermana por dios?

mitsuhirato dijo...

Pues hay casos, aunque imagino que la mayor parte de las veces se limita a una serie de juegos a edades tempranas. Por no hablar de las primas, con las que más de uno que conozco se ha iniciado. Ejem.
En realidad el tabú es mucho más fuerte entre padres e hijos, y se supone que cumple la función de mantener la unidad familiar.
En cuanto a lo de la Biblia, es cierto que de tomarla en serio habría que imaginar al menos dos casos de repoblación del planeta mendiante sexo fraternal. Claro que eso explicaría la abundancia de imbéciles...

sonlakor dijo...

A mi me llama la atención el hecho de que detuvieran a los hermanos en Alemania.

¿Hay que entender que el incesto está penado allí? Las relaciones padres/hijos no aplican (cuando los hijos sean menores) ya que no se juzgaría el incesto sino los abusos o la pederastia.

Dillinger is dead dijo...

En efecto, en algunos países como Alemania el incesto, incluso entre mayores de edad, es un delito penal (y creo que en España también lo es). Sé que por ejemplo en Suecia lo despenalizaron no hace tanto tiempo.

Anónimo dijo...

Me gustaría comentar referente a la contradicción de la que habla mucha gente referente al tema del incesto en la Biblia.
Lo cierto es que no es así, la Biblia explica claramente que hasta la época de Moisés no se marcó una prohibición respecto a tener descendencia con un pariente cercano.
Y es precisamente en el momento en que se da esta ley cuando la población ya es lo suficientemente numerosa como para que en sus ADNs hayan los suficiente genes recesivos como para que el incesto sea estadísticamente peligroso.
Además, la Biblia dice que Adán y Eva eran perfectos, así que su descendencia también lo era y por tanto el incesto no provocaba ningún tipo de peligro.
La Biblia no se contradice.

Crislamorena dijo...

Adán desde luego que no es perfecto, porque, por ejemplo, le falta una costilla, de donde según la Biblia, sale la mujer.

Bardruck dijo...

¿Entonces si adan era perfecto por que pecó?¿Entonces somos imperfectos por que se fue degradando y en lugar de evolucionar nos hacemos más deformes?¿Mientras no lo prohibieran no era peligroso-con ese razonamiento que legalicen las drogas-? No lo creo, pero con fe te crees todo ¿no?.

Punto parate los genes recesivos no se vuelven dominantes, simplemente se expresan menos, si el que se expresa más no esta (el dominante) pues solo tenemos la proteina del recesivo y da la caracteristica del recesivo, las enfermedades asociadas a estos genes pues es más fácil que se expresen entre hijos de parientes que tienen ya el gen recesivo, ese es el peligro, Sobre todo por que si los padres tienen el dominante y el recesivo ellos no expresan a enfermedad y no sabe del riesgo hasta tener el niño con los dos recesivos(a menos que vayan a consejo genético). También es mayor el riesgo para los descendientes vaones si la enfermedad esta ligada al cromosom X pues aparte de mayor probabilidad de herear el gen "malo" no tendrá forma de compensarlo con uno dominante

Anónimo dijo...

Abraham el padre de la Fe, estaba casado con su media hermana Sara.
Lot fue salvado de Sodoma por Dios mismo, también sus hijas, se embarazaron de él.
El incesto entre adultos, es solo el temor de las castas sacerdotales a la endogamia, dos personas adultas, son perfectamente capaces de limitar sus sentimientos.
Ahora en una sociedad, donde el lavado cerebral, de dos mil años, sigue vigente, está quedando cada día más obsoleto, gracias a los avances de la ciencia.
El amor entre familiares adultos, no tiene nada de malo.