30 agosto 2006

Piratas del Caribe: pros y contras del canibalismo

El canibalismo es el tabú cultural más extendido junto con el incesto; algo lógico, porque comerse a sus congéneres no ayuda precisamente a la propagación de la especie: sólo es una práctica habitual en invertebrados como las mantis religiosas y ciertas especies de arácnidos. En animales vertebrados, es algo antinatural; puede darse en algunos casos, sobre todo en roedores: si la hembra no tiene leche suficiente para amamantar a todas sus crías, opta por tragarse a alguna(s) de ellas para desembarazarse de la prole que no puede criar y al mismo tiempo ingerir proteínas que le servirán para alimentar al resto. Un ejemplo de reciclaje que a nuestros ojos resulta un tanto inquietante, y que el escritor Roald Dahl plasmó en uno de sus brillantes relatos como metáfora de los peligros del matriarcado.

El canibalismo humano se considera algo propio de culturas primitivas, como se ve en la muy políticamente incorrecta escena de los indígenas que van a asar y comerse a Johnny Depp en la secuela de Piratas del Caribe. En el mundo moderno suele darse ante una carencia absoluta de alimento en situaciones límite, como el famoso caso de los supervivientes de los Andes que narraba la película Viven (1993), que no tuvieron más remedio que alimentarse de sus compañeros muertos; también existe la antropofagia como una patología sexual afortunadamente no muy extendida, de la que el cine se ha hecho eco, entre otras, en la película de Marco Ferreri La carne (1991); probablemente habría que situar en este último grupo a sádicos como Vlad Tepes, personaje real en el que se inspiran todas las versiones de Dracula, o al famoso Hannibal Lecter, con cuya probable homosexualidad ya se especulaba en la secuela de El silencio de los corderos, Hannibal (2001), y al que probablemente le da gustirrinín comerse a sus víctimas, siempre masculinas.

En sociedades más primitivas probablemente el canibalismo fuese más frecuente, pero la mayoría de las veces la carne humana no formaba parte ni mucho menos de la dieta habitual, sino que se trataría de casos esporádicos de canibalismo ritual, en el cual los miembros de la tribu comen la carne o beben la sangre del líder o de un gran personaje para imbuirse de su espíritu, tradición que es fácil detectar en el rito del pan y el vino de la misa cristiana. Piratas del Caribe propone este último caso, puesto que la tribu ha tomado a Johnny Depp por la encarnación de un Dios y quieren comérselo. No obstante, la forma poco respetuosa en la que lo asan a la parrilla parece propia no de un ritual, sino del canibalismo meramente alimenticio, algo bastante raro pero que pudo darse en culturas con muy poco acceso a la carne animal.

Y es que, aunque probablemente a los vegetarianos estrictos no les guste oir esto, la mayor parte de los expertos en nutrición desaconsejan una dieta completamente carente de alimentos de origen animal. En sitios de interior donde el pescado no puede llegar, o llega con grandes dificultades, y que no disponen de animales hervíboros, la carne humana llega a convertirse en una opción alimenticia. Los aztecas, uno de los pueblos con mayor fama de haber practicado la antropofagia, no disponían de vacas, ovejas, conejos ni cabras, ni siquiera llamas, a diferencia de los indígenas de América del Sur. Los perros y demás animales carnívoros no son muy útiles, ¿de dónde sacar la carne para alimentarlos? En fin, que hasta para las costumbres más salvajes la antropología es capaz de dar explicaciones lógicas ... eso sí, no muy agradables.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Sobre que Hannibal Letter, en castellano Anibal Carta tenga una "probable" homosexualidad, lo dudo mucho, mejores hipótesis opinan que en realidad el morbo de la cuestión es en el dominio físico de la fuerza del hombre, que es más difícil que en la mujer y el dominio psicológico de la fuerza de la mujer que es más dificil que en el hombre.
Acerca del primitivo canibalismo, hay versiones muy plausibles que buscan el origen en la consumición del cerebro, fuente de toda sapiencia, que con el muerto se perdería. Evidentemente se comían todo, son proteínas, lípidos, etc., pero lo que no desperdiciaban son ninguna sustancia neuronal.
Es la tercera vez que escribo esto, no se me da publicado, no se, quizá deberé comerme algún cerebro para entender algo de informatica.
Saludo al autor, es muy bueno.

Lanarch dijo...

Yo había oído hace tiempo que uno de los motivos biológicos de que el canibalismo (no solo entre humanos, hablo del mundo animal en general) sea poco practicado es el exceso de facilidad de contagio de enfermedades. Es decir, si yo me como un cerdo enfermo, es probable que su enfermedad no ataque a los humanos, pero si me como al vecino... pues eso.

Para mí tiene sentido, pero la verdad es que soy un poco ignorante; no sé si, p. enx. los animales carroñeros se comen a los de su misma especie, así que ahora que me lo has recordado lo pregunto por aquí a ver si alguien sabe algo ;) y me desmonta un mito o me confirma el dato.

Ya que creo que es la primera vez que comento algo, enhorabuena por el blog, muy chulo :)

donLuis dijo...

Pues yo creo que deberías añadir algún vertebrado en tu lista de caníbales, por ejemplo los peces.
Tú deja un pececillo de acuario embarazado (no es la palabra correcta, pero no se como decirlo) en un acuario sin ningún refugio y mira cuánto duran los alevines cuando nazcan.

jalop dijo...

Lo de la transmisión de enfermedades es cierto, pero está muy exagerado como forma de justificar científicamente un tabú cultural, igual que lo de que de las relaciones incestuosas salgan hijos enfermos, retrasados o con problemas, no es así necesariamente ni mucho menos.

Por otra parte los carroñeros, al menos en condiciones normales, se alimentan de otras especies, no de sus congéneres muertos. Respecto a los peces, en los acuarios suelen convivir especies diferentes, así que no siempre se trataría de canibalismo. Acabo de leer de todas formas que sí hay especies que lo practican mucho, sobre todo las merluzas. No es demasiado sorprendente ya que los peces suelen poner cientos o miles de huevos de los que se da por hecho que la mayoría no sobrevivirán, así que el vínculo de los progenitores y los ejemplares adultos con su prole o con los alevines es nulo. Gracias por los comentarios y saludos

donLuis dijo...

Sé que pasa con las 2 especies de ovovivíparos que tengo en mi acuario, guppys y mollys.
Es normal que de una "camada" de 50 sobrevivan 10 o 12 si tienen los suficientes refugios. Si no, los demás peces se los comerán incluyendo a peces de su misma especie y la propia madre.
De todas formas, en otras especies no se da, como en los Bettas, donde curiosamente, el padre proteje a los alevines pudiendo incluso matar a la madre si se acerca demasiado.
¿Se nota que tengo un acuario?