21 marzo 2007

Nip Tuck: blanco o negro II

Si alguien sigue la inclasificable serie Nip Tuck se sorprendería, si es que algo puede sorprender ya en un culebrón tan desatado, cuando al final de la primera temporada el doctor Troy asiste al nacimiento de su hijo, y la blanca y pálida madre da a luz a un niño negro. Naturalmente el confuso doctor llega a la conclusión de que él no es el padre del bebé, pero el caso es que sí podría darse el caso de un niño negro nacido de padres blancos o al revés.

El biólogo checo Mendel enunció las leyes de la genética en el siglo XIX estudiando los guisantes, en concreto las diferencias y semejanzas que se daban entre una generación de plantas y la anterior. Observó que no siempre los descendientes mostraban una mezcla de las características que heredaban de sus padres, sino que muchas veces manifestaban sólo las de uno de ellos (lo que denominó el gen dominante). La otra característica (el gen recesivo) desaparecía en la segunda generación, pero curiosamente volvía a surgir en la tercera: aparecían plantas de semillas verdes como resultado de cruzar dos plantas que tenían ambas semillas amarillas.

La conclusión de estas leyes de la genética es que todos los seres somos portadores de muchos genes "débiles" que están ocultos o disimulados por otro gen más fuerte y que, aunque no se manifiesten en nosotros, sí se pueden transmitir a nuestros hijos. Si una persona de piel muy pálida y otra de piel morena tienen descendencia, el color de piel del bebé será el de aquél de sus progenitores que tenga un gen más fuerte en lo que se refiere a producción de melanina. Si ambos genes tienen la misma fuerza, la piel del hijo será de un tono intermedio (otra cosa es que en la sociedad racista todo el que no tenga la piel completamente pálida sea considerado negro porque ya vimos que las razas son un concepto cultural y no biológico), pero de no ser así, la piel del bebé puede ser desde casi blanca hasta muy oscura. Una persona de piel pálida puede, por lo tanto, ser portadora de genes productores de melanina si tiene algún antepasado negro. Si tiene un hijo con otra persona con la misma herencia genética el niño puede ser negro, siendo blancos tanto el padre como la madre. Eso sí, esto hasta ahora era muy difícil que ocurriera porque los matrimonios entre personas de distintas razas han estado mal vistos (incluso prohibidos en muchos países hasta la segunda mitad del siglo XX) y porque los descendientes de estas parejas se consideraban siempre negros, por eso lo que sí ha llegado a suceder ha sido lo contrario, niños blancos nacidos de padre y madre negros, como ocurría en La mancha humana, Imitación a la vida y las películas que comentamos en otra ocasión.

7 comentarios:

No Somos Nadie dijo...

Vaya, que blog tan interesante y original! seguiré leyendote! Pondremos un link en el nuestro si no te importa! La entrada de Charlie y la Fábrica de Chocolate es la que más me ha gustado!
Un saludo!

jalop dijo...

Muchas gracias por el comentario, me anima mucho a seguir escribiendo cosas para el blog. Y encantado de que me enlaces, naturalmente; yo también enlazaré el tuyo, está muy curioso. Un saludo muy cordial.

Miski dijo...

He leido hace poco que el chocolate hace que las neuronas trabajen mejor...habrá que hacerse chocolateinómano. En otro orden de cosas, necesitaría vuestra colaboración:
http://miski-igla.blogspot.com/2007/03/lanzando-un-pseudo-meme.html
Gracias.

La navaja en el ojo dijo...

Volviendo al tema de las razas, en otra serie también buenísima (aunque no te la recomendamos tanto como Nip Tuck que era tan claramente para ti), "Me llamo Earl", sí que aprovechan estas teorías para hacerle creer a un padre mucho más blanco que el dr. Troy, que un hijo --tenido con una madre mucho más rubia y blanca de piel que la horrible mujer de Nip Tuck-- era suyo, a pesar de ser negro. Pero era todo mentira.

jalop dijo...

Es lógico que fuera mentira si los padres son tan tan tan blancos. Es demasiada casualidad que dos personas sean descendientes de africanos y por lo tanto portadoras de genes de los que definen la apariencia física de estos pueblos (color y tipo de pelo, de ojos, producción de melanina, rasgos faciales, etc.) y que todos y cada uno de estos genes sean recesivos y ninguno se muestre en lo más mínimo. Ya os preguntaré por Me llamo Earl; un saludo

Miski dijo...

Me equivoqué de lugar en el comentario sobre el chocolate. En cuanto a lo de la negritud o blanquidez, hay lugares en la India, Polinesia e incluso África donde hay una cierta presencia latente de genes "blancos" que se traduce en niños de ojos y piel claro aunque de pelo rizado...y esto sin que por allí hayan pasado Alejandro Magno, los de la Bounty o el Doctor Livingstone. Un salu2.

Anónimo dijo...

aqui encontre una web para ir viendo :
http://niptuck.yutux.com/