26 septiembre 2006

Waterworld: Bebiendo orina con Kevin Costner

Ya habíamos hablado de Waterworld, la película de Kevin Costner en la que el efecto invernadero ha hecho subir el nivel del mar, pasando éste a cubrir toda la tierra. Paradójicamente el beber resulta ser un problema en este mundo acuático, ya que el agua salada del mar no se puede beber, como también comentamos en otra ocasión. La fuente lógica de agua potable es en este caso la lluvia; pero por una parte si los polos han llegado a fundirse totalmente es porque el clima es seco, y por otra tal vez la pequeña embarcación que utiliza Costner para desplazarse no pueda albergar depósitos donde conservar el agua. La solución que ha encontrado nuestro amigo es obtener agua a partir de su propia orina y bebérsela. ¿Es eso posible? ¿Y salubre?

Sí se puede extraer agua a partir de la orina, y el método es sencillo. Se calienta la orina (se pone al fuego si es posible, o si no se deja al sol), hasta que el agua se evapora separándose así de sus otros componentes (el fundamental es la urea). Luego sólo hay que conseguir volver a condensar ese vapor de agua, que se transformará así en agua líquida, pura y potable. El método más rudimentario sería el colocar una botella al sol para que se evapore la orina y pegar a esa botella otra que se mantenga a temperatura baja protegiéndola del sol. El vapor pasará de una botella a la otra, y cuando llegue a la fría condensará por la misma razón por la que se empaña el espejo del baño cuando nos duchamos, porque es una superficie fría rodeada de vapor caliente.

El inconveniente que se le puede poner a la película es que Kevin Costner orina y obtiene el agua de forma inmediata. No recuerdo como era el mecanismo del que disponía para la purificación de la orina, pero vemos que el proceso trae consigo una evaporación seguida de una condensación: en la nevera de casa, en la que tiene lugar un ciclo similar, eso lleva su tiempo (y lo podemos medir por el ruidillo que produce), y es difícil pensar que la chalupa en la que viaja nuestro amigo disponga de una tecnología más sofisticada que la de un frigorífico moderno. Y por otra parte, el ser humano no puede ser autosuficiente, bebiendo sus propios residuos en un eterno reciclaje, porque todo proceso tiene un rendimiento: es decir, si bebemos un litro de agua, la orinamos y separamos el agua de la orina, al final no obtendremos un litro de agua, sino bastante menos, y cada vez que repitamos el ciclo, menos agua tendremos. Para seguir este método, sería mucho mejor utilizar agua del mar (de hecho el mecanismo de evaporación y posterior condensación es también el que se emplea para desalinizar el agua del mar y convertirla en potable), sobre todo teniendo tanta y tan a mano ....

6 comentarios:

AxL dijo...

Pero lo que obtendrías evaporando/condensando es H2O puro, insaturado, es decir agua sin sales minerales que no es potable porque se satura con las sales del estómago e intestinos provocando irritaciones graves....¿no?

jalop dijo...

No, para nada. El agua resultante, que efectivamente carece de sales minerales, es agua destilada y es perfectamente potable y saludable. El único problema puede ser si siempre bebemos agua destilada, eso podria producirnos carencias de minerales si no se los aportamos al organismo por otro lado en nuestra alimentación.

AxL dijo...

Pues tienes razón.

La navaja en el ojo dijo...

Lo peor sería que tuvieran que beber la orina de otras personas, por muchos procesos que le hicieran. Qué asco. Lo del agua del mar que dices al final me parece mejor idea.

Anónimo dijo...

Y por qué no destilan agua de mar?

Unidos Para Separar dijo...

¿El amoniaco no se desplaza?¿Alguien lo hizo?
Salud