27 julio 2006

Mars attacks: la desintegración no es tan fácil

Mars Attacks era un homenaje / parodia a la ciencia-ficción de serie B llevado a cabo por el famoso director Tim Burton en 1996. Unos marcianitos bajos y cabezones se dedicaban a cargarse a todo bicho viviente a base de una pistola lanzallamas que no dejaba ni rastro de los terrícolas.

Pues bien, vamos a tratar de ese tópico de las películas de ciencia-ficción, la desintegración. ¿Qué posibilidades hay de reducir a una persona o un objeto a la nada más absoluta? La ley de conservación de la masa nos dice que ninguna, y también el proceso que hace que un cuerpo se queme; la combustión es una reacción química en la que los reactivos son algún compuesto de carbono y el oxígeno atmosférico, y los productos dióxido de carbono más vapor de agua. Una pistola desintegradora no puede basarse en la combustión, porque ésta produce humo (el dióxido de carbono y el vapor de agua) y además muchos restos de materiales que no contienen carbono y por lo tanto no pueden quemarse, dando origen a cenizas.

Existe otra posibilidad que no deja restos sólidos, que sería conseguir directamente la sublimación, el paso de estado sólido a gas de forma directa, sin pasar por la fusión intermedia a estado líquido; ya hablamos de que la niebla en el cine se produce por la sublimación del dióxido de carbono. El problema es que este proceso sólo puede darse a una presión determinada, llamada presión de sublimación, que es distinta para cada sólido. Pero los seres humanos desde luego no podemos sublimar a presión atmosférica, tendríamos que fundirnos, pasar a líquido y más tarde evaporarnos.

¿Es entonces imposible la desintegración instantánea? No, no lo es: nuestro amigo Einstein (claro que sí, ¿se pensaban que hoy no íbamos a hablar de él?) demostró que podemos saltarnos la ley de conservación de la masa transformando a esta última directamente en energía mediante la mítica ecuación (perdón por incumplir una de las normas del blog y poner una fórmula) E = m · c^2, siendo c la velocidad de la luz en el vacío. Es lo que ocurre sin ir más lejos en las bombas atómicas, y de ahí que sea poco práctico, porque, si una bomba atómica produce efectos tan devastadores por la energía desprendida debido a la desintegración de pequeñísimas partículas en la escisión en dos de un núcleo de uranio, sería incalculable el efecto de la desintegración, no de partes de un núcleo, sino de todos los núcleos completos de las átomos que componen un ser humano de 70 kg de peso. Los efectos de la onda expansiva se cargarían a media humanidad ... y a media marcianidad también, salvo que dispusieran de una tecnología capaz de permitirles aguantar semejante bomba. Si pueden con eso, entonces sí que habría que temerles.

9 comentarios:

MadQuark dijo...

No te preocupes por la ecuación. También Hawking escribió una en su "Historia del Tiempo", y eso que el advertía que por cada ecuación se reducía a la mitad el número de lectores :)

Mantienes una estupenda bitácora. Un saludo

Sildur dijo...

No los desintegraba por completo, quedaban el esqueleto y los tendones (por lo que he podido deducir de la película). Quizá se trataba de algo que descomponía los tejidos blandos.

Por cierto, yo que tú activaba el filtro antispam. Se te están llenando los comentarios de basura.

jalop dijo...

¿No llegaban a desaparecer por completo? En todo caso los tejidos blandos sí desaparecían (creo), y si no es por vía combustión, porque no había humo, tendría que ser por sublimación o por desintegración directa de sus átomos.

En fin, un tema más importante: efectivamente, he tenido que activar la moderación de comentarios (algo que odio) y borrar todos los comentarios de spam. Algunos llamarán a eso censura, porque esa palabra se usa con mucha alegría, pero correré ese riesgo. Saludos.

Sota dijo...

No, no, quedaban los esqueletos. Teñidos de colores pop, además (quizás transformaban los tejidos blandos en colorantes?)

Anónimo dijo...

¿Y si las armas son eléctricas? La electricidad también quema lo suyo... ¿Qué opináis sobre ésto?

jalop dijo...

Existen ya armas eléctricas que propinan pequeñas descargas, el problema es que la electricidad se transmite muy mal por el aire, por lo que necesitas contacto físico para utilizar el arma. De todas formas, la electricidad puede achicharrar pero en ningún caso desintegrar.

Anónimo dijo...

Hay un dato interesante en las armas marcianas: Seg�n he le�do en libros y c�mics de "Mars Attacks!", son cauterizadoras (es decir, que detiene el sangrado). Esto me tienta a pensar, que los rayos desprenden mucho, mucho calor... �ste dato, lo he sacado de libros, pero tambi�n se puede apreciar en la pel�cula, ya que lo que queda de las v�ctimas son huesos quemados coloreados del color del rayo que les ha disparado. Y hablando del color de los rayos... Los hay verdes, rojos y (para m� el m�s impresionante y hermoso) el azul, que es el que dispara el caudillo marciano para reducir al General D�cker en unos pocos cent�metros. Otra arma interesante, la del dictador marciano, �no os parece?

Anónimo dijo...

�Ah, y otra cosita! Los esqueletos s� que desprend�an un pel�n de humo...

Anónimo dijo...

�Ayudar�a investigar el material con el que est�n hechas las armas?
(A m� se me ocurri� lo de que quiz� fueran el�ctricas porque como parecen de pl�stico; para que no recibieran ellos el correntazo...)