01 marzo 2006

Desafio total: Schwarzenegger bajo presión

Vivir en otro planeta es bastante complicado para cualquier animal terrestre, incluido el hombre. La evolución nos ha dotado de organismos completamente adaptados al planeta Tierra, de hecho por lo general especializados en habitats muy concretos y restringidos (el mar, el río, la jungla, el polo, ....). Imaginarse al ser humano viviendo en otro planeta es como pensar en un pez viviendo en tierra firme o en un oso polar viviendo en el trópico.

Aparte del problema digno de consideración de la gravedad, que tratamos un par de entradas más abajo, está la cuestión de la atmósfera. Nuestros cuerpos son máquinas que funcionan quemando alimentos con oxígeno en una reacción de combustión muy parecida a la que tiene lugar en el motor de un coche. Para vivir necesitamos una atmósfera que nos permita respirar oxígeno, pero que además nos proteja de los rayos ultravioleta del sol, y en tercer lugar, que permita la circulación de la sangre por nuestras venas.

Como cualquier fluido en movimiento, la sangre se desplaza por nuestro cuerpo con una presión determinada, y lo mismo respecto al aire en los pulmones. Si estuviéramos en el vacío sin atmósfera, esa presión de la sangre y del aire nos hincharía la piel y nos sacaría los ojos de las órbitas entre otras lindezas, aunque se cree que nuestra piel es lo suficientemente fuerte para aguantar sin romperse, o al menos sin reventar. En la vida cotidiana la presión atmosférica exterior compensa nuestra presión interior (no siempre de forma perfecta, y por eso algunas personas tienen la tensión alta o baja); pero en el vacío, la bajísima presión evaporaría el agua de las células, produciendo la muerte en menos de un minuto.

Este fenómeno se plasmó de forma muy gráfica en el cine, aunque exagerada porque hemos dicho que se cree que el organismo no llega a reventar en el vacío, en la película Desafio total, de 1990. Dicho film da en el clavo acerca de lo que podría ser una colonia humana en otro planeta (en este caso Marte): un bunker o una burbuja dentro de la cual exista una atmósfera artificial con la misma cantidad de oxígeno y la misma presión que en la Tierra.

La falta de oxígeno puede llevar a malformaciones en los fetos de las mujeres embarazadas, que en la película se plasmaban en mutantes de todo tipo. Por otra parte, la sobreabundancia de oxígeno elevaría el riesgo de incendio y convertiría al planeta en un polvorín. Y en el caso de que alguien perfore la burbuja de atmósfera artificial, se encontraría expuesto a un sinfín de radiaciones y con la cabeza a punto de estallar, como Arnold Schwarzenegger y su novia al comienzo (en un sueño premonitorio) y al final de la película. Por lo tanto, pensar en humanos paseándose tranquilamente sin necesidad de escafandra por planetas remotos no pasa de ser un bonito sueño.

11 comentarios:

Marsupilami dijo...

Te cito:

Si estuviéramos en el vacío sin atmósfera, esa presión de la sangre nos reventaría la piel y nos sacaría los ojos de las órbitas entre otras lindezas

Esta frase repite un error muy extendido. La presión atmosférica a nivel del mar es de una atmósfera. La del espacio exterior es de cero atmósferas. El cuerpo humano es totalmente capaz de resistir esa diferencia de una atmósfera, de dos e incluso de tres.

Yo mismo he buceado a quince metros de profundidad, a dos atmósferas y media de presión, y mi cuerpo ha resistido perfectamente. Análogamente lo haría ante una diferencia de una atmósfera.

jalop dijo...

Supongo que si has buceado a 15 metros de profundidad, que es la profundidad a la que hay 2,5 atmósferas de presión, no lo has hecho "a pelo", si no ayudado por botellas de aire comprimido, que lo que hacen es igualar la presión dentro de tu organismo con la del exterior, por lo tanto no es que tu cuerpo aguante la diferencia de presión, es que el aire comprimido evita esa diferencia de presión. Si buceas sabrás bien que si te sumerges a más profundidad, el cambio de presión se tiene que hacer de forma muy lenta y gradual y que te expones a riesgos importantes si subes muy rápidamente, porque en ese caso se te pueden desgarrar los pulmones y pasar el aire a la sangre. Hay un artículo que lo explica bastante bien en http://www.portalplanetasedna.com.ar/presion_mar.htm

No obstante, a raiz de tu comentario he investigado más sobre el tema y he visto que, efectivamente, se cree (no se sabe con seguridad porque como es natural no se suelen hacer experimentos de colocar a una persona en el vacío a ver que le pasa) que nuestra piel es lo suficientemente resistente para aguantar esa diferencia de presión y que se hincharía pero sin llegar a reventar (aunque probablemente los pulmones sí sufrirían desgarros de cierta magnitud). Así que introduciré esa matización en el artículo. Saludos.

La navaja en el ojo dijo...

Los que no suelen aguantar si se bucea a esa profundidad son los oídos. Yo lo he probado y me han dolido mucho.

Paco Fox dijo...

En 'Atmósfera Cero' sí que llegaba a reventar la gente. Por todas partes he leído que eso no puede ocurrir, pero en la peli quedaba la mar de molón y gorrino al mismo tiempo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
charro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Se puede bucear a 15m de profundidad y a más incluso sin necesidad de botellas, es decir,a pulmón. Seguro que no haceis pesca submarina. Y no te revienta nada. Ah y lo de los oidos, es verda que duelen, pero se compensa. Te tapas la nariz, haces un poquito de presión y la membrana del tímpano vuelve al sitio. ¿Por qué creeis que las gafas de bucear (pesca) traen la nariz independiente?

Dillinger is dead dijo...

Efectivamente no hago pesca submarina. Perdona que insista pero ¿estás seguro de que se puede descender a 15 metros de profundidad tranquilamente? Yo recuerdo ir de pequeño a una piscina de 4,5 metros de profundidad antes de que las normativas redujeran la profundidad, etc., intentar ponerme a ras de suelo y no poder del dolor en los oídos. Por mucho que un adulto aguante más que un niño, a 15 metros no me quiero ni imaginar el dolor, no creo que los tímpanos aguanten eso. Y he visto a buzos que usaban bombonas para bajar a profundidades mucho menores que 15. ¿No será que eres de Bilbao? :-))

Anónimo dijo...

Hola! He encontrado este blog acerca de la presión atmosférica y sus efectos en el cuerpo humano y me gustaria que me ayudarais a resolver una duda que se me ha planteado. Hay una prueba (en este caso militar) que consiste en meterse en una cámara hiperbárica y aguantar hasta 3 atmósferas de presión. Es como una prueba de aptitud física y queria saber en qué consiste, si es sencilla y puede soportarse bien, si tiene consecuencias posteriores y de qué tipo, si te introducen en la cámara a "pelo" o con bombona de oxígeno o algún medio para protección del organismo en genaral y, sobre todo, de los oidos.
Gracias y un saludo.

Dillinger is dead dijo...

Pues no había oído hablar de esas pruebas, tendrás que pedirle al ejército la información sobre ellas. En principio exigirle a alguien que aguante 3 atmósferas de presión a pelo me parece un tanto brutal, supongo que no será así. Las consecuencias podrían ser daños en los tímpanos y, si la descompresión no se produce de forma lenta y adecuada, desgarros en los pulmones.