23 diciembre 2007

Al final del calendario

Nos encontramos en fechas navideñas; como la mayoría de lectores sabrán, la navidad es una cristianización de la fiesta de celebración del solsticio de invierno, por lo que está más relacionada con la ciencia de lo que parece. Además estamos también en los últimos días del año. Es también cultura general que un año es el periodo que tarda la Tierra en dar una vuelta al sol, mientras que un día es el tiempo que nuestra planeta emplea en girar en torno a sí mismo, un movimiento que es aproximadamente 365 veces más rápido, y de ahí que ese sea el número de días que tiene un año. Más o menos, porque la relación entre los dos periodos no es un número entero, el valor real es algo mayor que 365, aproximadamente 365,25 y de ahí que cada cuatro años el desfase sea de un día y surja un año bisiesto. Pero tampoco esa cantidad es exacta, y de ahí que de cada veinticinco años que deberían ser bisiestos uno no lo sea, que es el del comienzo de cada siglo; pero eso volvería a producir un pequeño desfase, por lo que uno de cada cuatro principios de siglo sí debe ser bisiesto. Que lio. Es decir, los años 1700, 1800 y 1900 no fueron bisiestos y sin embargo 2000 sí. 2400 volverá a ser bisiesto, a diferencia de 2100, 2200 y 2300. Si la humanidad consigue durar lo suficiente, seguramente volverán a ser necesarias otras modificaciones en los años bisiestos para conseguir un ajuste más perfecto.

Como sabemos, más imperfecta todavía es la cuestión de los meses; para tener un buen correspondiente científico, un mes debería ser el periodo de un ciclo lunar, que como es bien conocido consta de cuatro fases: luna nueva, luna llena, cuarto creciente y cuarto menguante. Cada una de esas fases dura una semana por lo que un mes perfecto debería tener cuatro semanas; sin embargo de esa forma no conseguimos un número exacto de meses al año, por lo que llevamos a cabo ese curioso reparto de meses de 30, 31 y 28 días. Los judíos y musulmanes sí siguen meses lunares pero tampoco esto es la panacea, puesto que los ciclos de la luna no son completamente regulares por lo que es necesario introducir ajustes como en el caso de los años bisiestos.

Una última curiosidad: los días de la semana llevan los nombres de la Luna, Marte, Mercurio, Júpiter y Venus, es decir, los cuerpos celestes visibles desde la tierra. Esto es así en todas las lenguas europeas (en las germánicas sustituyen a los dioses romanos que dan nombre a los planetas por los de su mitología) salvo en portugués, donde no se complican la vida y les llaman sencillamente segunda-feira, terça-feira, quarta-feira, etc.

¿Y esto tiene algo que ver con el cine? Ejem, pues sólo se me ocurre como excusa el curioso título de una película de Fassbinder, El año de las trece lunas, es decir, trece fases de la Luna en lugar de doce. Además de que quería poner alguna entrada que me sirviera para felicitar las navidades y el año a los lectores. Un saludo y os deseo lo mejor para todos.

6 comentarios:

Asgard dijo...

Aceptamos excusa como entrada de blog :P
¡Feliz Navidad!

David dijo...

Feliz Navidad desde Colombia!!

El Vengador Tóxico dijo...

Al hilo de los nombres de la semana, me permito especular: ¿"sábado" no vendrá de "Saturno"?. Digo más: ¿Saturno se ve a simple vista desde la tierra? Creo recordar que es casi tan grande como Júpiter, y está más cerca de nosotros que este último.

Lo que no se me ocurre es de dónde viene "Domingo".

Un saludete y felices fiestas.

Asgard dijo...

Sábado = Sabbat (día de descanso judío)
Domingo = Dominus (Día del señor)
En inglés sí que puede haber cierto parecido razonable: Saturday podría asemejarse más al día de Saturno, aunque no creo y Sunday, claramente es el día del Sol. Probablemente DiD pueda arrojar más luz sobre este asunto ;)

Dillinger is dead dijo...

Efectivamente, Saturno es también visible a simple vista desde la Tierra y en las lenguas germánicas el nombre del sábado deriba de Saturno. Entre nosotros viene efectivamente de Sabbat, el día sagrado para los judíos. Respecto al domingo, Asgard da en el clavo. Muchas gracias por los comentarios.

El Vengador Tóxico dijo...

Nunca te acostarás sin saber una cosa más. Gracias por el dato, chicos.