24 noviembre 2007

El coloso en llamas: ¡Fuego!

Cuando se pusieron de moda las películas catastrofistas en los años 70, una de las que reunió a un mayor plantel de estrellas en su reparto fue El coloso en llamas (1974), que trataba sobre un edificio de lujo pasto del fuego Al menos que yo recuerde, y reconozco que la cartelera de los últimos años no es mi fuerte, esta película todavía no ha tenido remake, a diferencia de La aventura del Poseidón. No lo ha tenido ni debería tenerlo, porque al menos quiero pensar que si se plantea otra película con esta temática, el origen de las llamas tendría que ser un atentado y no sería verosímil que ocurriera por una simple negligencia, como era aquí el caso.

Por lo general, los fuegos de origen eléctrico son debidos a cortocircuitos. Ya expliqué con detalle en otra entrada lo que es un cortocircuito, ahora sólo resumiré que cuando se ponen en contacto dos cables conectados a una tensión diferente, como pueden ser los dos polos de un enchufe, la ausencia de resistencia al paso de la corriente hace que ésta se dispare hasta quemar los cables y toda la instalación si aquélla no dispone de los mecanismos adecuados de protección que corten el suministro. Vi la película hace años y no recuerdo mucho, ahora estoy leyendo en algunos resúmenes de la trama que el incendio se producía por no utilizar los cables adecuados. Si era así, la negligencia ya sería de juzgado de guardia: los cables eléctricos son más gruesos cuanta más corriente tenga que pasar por ellos. Si dimensionamos la instalación de forma errónea utilizando cables de menor diámetro del necesario, estos no podrán aguantar el paso de la corriente sin quemarse. Es un error un tanto burdo, puesto que basta con consultar las tablas que trae el Reglamento de Baja Tensión o cualquier manual de instalador, donde se indica el diámetro mínimo de cable necesario para cada valor de la intensidad.

Una vez iniciado el incendio, en la época de El coloso en llamas apenas se habían desarrollado las normativas o reglamentos de protección contra el fuego. En España funciona desde los años 90, salvo que ya la hayan renovado, la NBE (norma básica de la edificación)- CPI 96, que establece una serie de reglas para facilitar la detección de un incendio, minimizar sus efectos y sofocarlo lo antes posible. Algunas afectan a la arquitectura del edificio, otras a la ingeniería, que sería la instalación contra incendios. Entre las primeras podemos destacar:

- que los elementos constructivos del edificio deberían tener una resistencia mínima al fuego, que se mide por unos códigos muy sencillos. Un muro RF-60 quiere decir que evita la propagación de un incendio durante 60 minutos, después de los cuales empieza a derrumbarse o al menos a filtrar el humo. Una puerta RF-120 aguantará dos horas antes de dejar pasar el fuego; eso debería ser tiempo suficiente para la llegada de los bomberos.

- otro aspecto muy importante es la adecuada compartimentación del edificio, es decir, poder aislar la zona donde se está propagando el fuego y permitir que los ocupantes puedan salir por otra zona segura. La división en sectores se lleva a cabo por medio de las famosas puertas cortafuegos.

- la evacuación además debe facilitarse mediante escaleras amplias y bien diseñadas, que no sea fatigoso bajar. Además las puertas deben abrirse hacia fuera y de forma manual; muchos garajes en los que no se puede salir sin llave incumplen esta normativa.

Eso respecto a la arquitectura del edificio. La instalación contra incendios, por su parte, trabaja en tres direcciones:

- señalizar mediante pegatinas informativas y luces la situación y dirección de la puerta de salida más próxima o la ubicación de los aparatos de extinción.

- detectar la presencia de fuego mediante detectores de humo (los más habituales) y de calor, así como avisar de la formación de un incendio mediante las alarmas.

- sofocar el incendio mediante extintores, mangueras enrolladas en el interior de una urna llamada BIE (boca de incendio equipada) o rociadores que emiten agua desde el techo.

Naturalmente toda esta instalación se llevará a cabo sólo en hospitales y edificios públicos o muy grandes y con mucha ocupación; en un edificio de viviendas normal, exceptuando el garaje, sólo deben cumplirse las medidas de protección arquitectónica y la colocación de extintores en las zonas comunes del inmueble.

Por último, ¿con todas estas normas de seguridad como pueden vivirse remakes reales de El coloso en llamas como lo del edificio Windsor de Madrid? Pues deberían hacer una película que lo explicara.

11 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

En realidad no me quedo con la parte científica de la que hablas, sino con la de otra ciencia, la de la producción cinematográfica. Y es que el ejemplo que tú has sacado también era el ejemplo que servía a los profesores de mi facultad para explicar un determinado tipo de producción. Ahí has dicho lo de que reunía a un gran número de estrellas. La cosa estaba en seleccionar siempre estrellas que hubiesen sido muy grandes, pero que ya estuviesen bastante acabadas. Conservaban la suficiente fama como para que el cartel de la película sonase importante y, sin embargo, estaban lo bastante viejunos como para cobrar mucho menos que verdaderas estrellas. Y gracias a eso se podían reunir esos repartos.

Anónimo dijo...

Buenas!! Me encantaria q hagamos un intercambio de ideas entre nuestros blogs.......el mio es : www.pensandoparanopensar.blogspot.com

Dilá Lará dijo...

El Código Técnico de la Edificación (CTE) sustituye y modifica la CPI en el DB-SI.
(Documento Básico Seguridad en caso de Incendio)

http://www.codigotecnico.org/index.php?id=33

Dillinger is dead dijo...

Muchas gracias a Dila Lara por la información sobre el nuevo código técnico, si es que ya estoy un poco obsoleto :-) De todas formas las líneas de prevención y extinción de incendios siempre serán las mismas en cualquier norma.

Sobre el intercambio de ideas entre blogs, para comentar cualquier cosa que vaya más allá de lo que permite este apartado de comentarios, me podeis escribir a mi correo.

Y respecto a lo que comenta Navaja de las estrellas en decadencia lo de ver a tal o cual vieja gloria en un papel de segunda o tercera categoría que se muere al poco de aparecer les da a estas películas un importante toque kitsch.

Fernando dijo...

Buf, me has recordado algo que paso hace poco donde trabajo. Entre otras cosas instalamos sistemas de alimentación ininterrumpida con sus armarios hechos a medida y toda la pesca. Pues en una de las instalaciones una de la bandejas tenía un error en la medida de los orificios, demasiado pequeños, para pasar los cables y el técnico que hizo la instalación tuvo la genial idea de cambiar el cableado por uno de menor diámetro del que había determinado mi compi el ingeniero. Por suerte tuvo la delicadeza de comentarlo así como quien no quiere la cosa al ingeniero antes de poner en marcha los equipos. No veas el peazo bronca que le echó al técnico. Lo mio es la informática dentro de la empresa y no acabé de pillar el problema. Pero después de leer tu entrada entiendo la bronca y yo creo que directamente lo hubiese matado.

Esto me dice que si que se podría hacer un remake, solo hay que juntar tres o cuatro "leves" incidencias como la que comento seguiditas y ale todo por los aires.

Dillinger is dead dijo...

La bronca no podría ser más merecida, la verdad. Para evitar estas cosas la ley dice que las instalaciones deben ser revisadas, tanto sobre el plano como a pie de obra, por técnicos de una empresa distinta a la que se encargó del proyecto. También todos los elementos tipo cables, tuberías, conductos, pilares, etc. están siempre sobredimensionados y se considera un error que no lo estén, es lo que se llama el coeficiente de seguridad. O sea, que están a prueba de torpes como el técnico de tu empresa. Muy instructiva la anécdota. Un saludo.

Azager Lasstroth dijo...

chale y yo que vi esa pelicula con singular terror y estuve temeroso de los cortos un buen rato
grax por explicar que rollo con ese asunto

y pues tu blog esta magnifico
ya he leido varias entradas y me parece todo estupendo

24!l_l])02

Anónimo dijo...

Y ya de paso podríamos hablar del derrumbe de las Torres Gemelas de Nueva York.
Mirad este vídeo:

http://www.stage6.com/user/Gonichi/video/1506129/Loose-Change-2nd-Edition-Spanish

Anónimo dijo...

Bueno un par de comentarios...

En primer lugar has escrito una burrada en la que también han caído algunos jueces.

Una puerta RF-60 NO te va a aguantar un incendio 60 minutos, lo que dice es que en condiciones de laboratorio bajo un determinado tipo de llama a una distancia reglada aguantara 60 minutos antes del fallo. Por supuesto si se desata el infierno la RF-60 podría fallar en 60 segundos. Como ya han comentado la CPI esta extinta y ahora tenemos la CTE.

Las puertas solo se deben abrir en el sentido de la evacuación cuando superen un determinado numero de personas y en garajes por motivos de presurizacion se pueden abrir hacia dentro... Aunque lo de la llave es casi delictivo.

La vi hace muchísimo tiempo, pero en la película en cuestión redujeron la sección de los cables y calidades del edificio para abaratar costes . Sin decírselo a los responsables en este caso el promotor y al arq. protagonista ( Paul Newman).

Dillinger is dead dijo...

Bien, lo que dices es tan evidente como que las condiciones de laboratorio en las que se prueba una puerta RF-60 intentan simular las de un incendio. Naturalmente dependerá de la naturaleza del fuego y de la temperatura que alcancen las llamas que la puerta aguante realmente los 60 minutos o no, igual que cuando se dice que un coche alcanza 180 km/h se sobreentiende que hablamos de una carretera llana y que en una pendiente del 20 % no va a alcanzar la misma velocidad. Si decir que una RF-60 aguanta el fuego durante 60 minutos es una burrada, también lo sería decir que el uso del casco protege contra impactos (evidentemente si te cae encima de la cabeza una viga de 2 toneladas no te va a ayudar mucho el casco), que el cinturón de seguridad salva vidas y largo etcétera.

Lo de que las puertas sólo tienen que abrir hacia fuera a partir de una cierta ocupación es también de perogrullo, las puertas de los pisos particulares abren hacia dentro y evidentemente no incumplen ninguna normativa, toda esta instalación contra incendios se aplica en lugares públicos en los que se puede esperar una cierta ocupación y en los que las puertas siempre tendrán que abrir hacia fuera.

Ya que te gusta tanto poner el punto sobre la i, te recuerdo que una norma no puede estar "extinta"; los dinosaurios están extintos, una norma puede estar obsoleta o derogada. Un saludo.

Anónimo dijo...

analizada con los parámetros de seguridad de hoy en día acabarían todos los personajes en el juzgado de guardia por negligencia, incluído el jefe de bomberos.