17 noviembre 2006

Zelig: Woody Allen camaleónico

Hace algunas semanas se han presentado en España Scoop, la nueva película de Woody Allen, y El laberinto del fauno, la nueva de Guillermo del Toro. Hace ya bastantes años Allen había dirigido Zelig (1983), una de sus mejores obras, que, además de manipular imágenes históricas mejor y mucho antes de que hicieran lo mismo en Forrest Gump, era un falso documental sobre un camaleón humano, mientras que Del Toro cuenta entre sus films anteriores con Mimic (1997), una película de terror homenaje a la serie B sobre insectos que se mimetizaban entre la gente. Así que los dos directores tienen algo en común, ¿o no tanto?

En la naturaleza es relativamente frecuente el mimetismo, es decir, que una especie adopte características de otra que supongan algún tipo de ventaja evolutiva. Insectos que se hacen pasar por plantas, animales inofensivos que imitan la apariencia de otros más feroces o de mal sabor (vean la abeja de esta foto, que en realidad es una mosca) .... cuando el mimetismo tiene por objeto alejar a los posibles depredadores, como en estos casos, se le denomina aposematismo. Pero para el cine fantástico es más interesante el caso contrario, el de los depredadores que se camuflan para pasar inadvertidos ante sus presas, y sobre todo es más espectacular si, en vez de vivir permanentemente mimetizados, tienen la habilidad de cambiar su apariencia. Un ejemplo de esto último en el mundo marino son los pulpos, como podemos ver en este video, y este fenómeno era el que exploraba la película Mimic, en la que insectos gigantes con apariencia humana se infiltraban entre nosotros para cazarnos. Naturalmente la verosimilitud de la historia es escasa, en primer lugar porque los insectos están muy limitados en talla, y luego porque la evolución necesaria de los genes para llegar al mimetismo requiere muchos muchos miles de años.

No obstante, aunque se tienda a pensar lo contrario, el cambio de color del camaleón no es un ejemplo de mimetismo, no lo hace buscando confundirse con el medio sino que es una respuesta fisiológica ante cambios de temperatura, de luz, o de estado de ánimo, más o menos una variante extrema de la mayor palidez o rubor que podemos tener los humanos ante diferentes situaciones. Zelig, la comedia de Woody Allen, trataba de un hombre capaz de engordar o cambiar sus rasgos para mimetizarse con su entorno, como poner los ojos rasgados entre gente oriental, desarrollar una larga barba entre judíos ortodoxos, etc. (vean a Woody de indio en la foto). Por lo dicho anteriormente, Zelig no puede considerarse un camaleón, como tampoco es correcto llamar camaleónicas a las personas capaces de aparentar fácilmente otra personalidad, puesto que los cambios de color del camaleón no son intencionados, a diferencia de los del pulpo y otros animales. Como siempre, unos llevan la fama y otros cardan la lana.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No me extraña que en un documental dijesen que los cefalópodos dominarían al tierra cuando nos hubiésemos extinguido.

Lo interesante de este tema es cuánto nos mimetizamos con la gente que tenemos alrededor. Acabamos teniendo opiniones, gestos y comportamientos similares a los de nuestras parejas, padres, amigos/as. Es totalmente normal, pero lo curioso es lo poco conscientes que somos de ello.

jalop dijo...

Los cefalópodos al parecer son los invertebrados más inteligentes, aunque muchos científicos opinan que los animales más indestructibles y que mejor se pueden adaptar a cualquier posible cambio en la Tierra son los insectos.

Pues sí, la vida en sociedad consiste en buena parte en mimetismo psicológico y de conducta, y además de asimilar nosotros ese mimetismo lo exigimos en los demás y rechazamos a los diferentes. Pero bueno, este tipo de mimetismo rebasa lo abordado en el post. Un saludo

Moriarty dijo...

He descubierto el blog recientemente, y lo cierto es que me encanta la combinacion entre el cine y explicaciones cientificas "buscando la verdad". Buenisimo trabajo.

Soy fotografo aficionado ocasional con pasion (sobretodo) del mundo de los insectos. Se pueden ver fotos en mi blog http://bichologia.blogspot.com/. Me ha llamado la atencion especialmente esta entrada de Mimic, pelicula que tampoco esta entre mis favoritas, todo hay que decirlo. Pero si me ha llamado la atencion lo del camuflaje empleado por los insectos mata-humanos, detalle que no recordaba. Y precisamente en el mundo insecto esto esta visible en el ataque despiadado, preciso e invisible que realiza una mantis religiosa. Tuve ocasion de ver a una atacando a un insecto, y uno se queda maravillado el sutil movimiento que imita entre la hojas de cesped imitando el viento y avanzando milimetro a milimetro, hasta que con un rapido y preciso movimiento captura a su presa sin que esta sepa lo que le ha pasado. Por cierto que la manera de devorar es rapida, comiendo con glotoneria. Unas muestras de las capturas que pude realizar..

http://bichologia.blogspot.com/search/label/insectos%20mantis

Visitare tu blog a menudo ya que me encanta. Saludos ;)

Dillinger is dead dijo...

Gracias Moriarty, muy interesantes las fotos de la mantis. He enlazado tu página; un saludote.