29 junio 2007

La furia: escuela de parapsicología

Un tópico frecuente del cine de terror y de ciencia-ficción son los experimentos secretos que el gobierno lleva a cabo con personas "especiales" dotadas de percepción extrasensorial u otras habilidades que salen fuera de lo explicable por la ciencia. Así ocurre, por ejemplo, en La furia, un film de Brian de Palma de 1978 en el que dos jóvenes ingresaban en una especie de escuela de poderes psíquicos para alumnos algo más mayores que los de la academia de brujos de Harry Potter. Varias veces he oído la leyenda urbana de que existen, no sistemas de aprendizaje y desarrollo de las capacidades paranormales tan organizados como los descritos en estas películas, pero sí experimentos llevados a cabo en universidades donde se ha dado constancia de casos reales de telequinesis, telepatía, adivinación, etc.

Lo cierto es (y si alguien tiene pruebas fidedignas de lo contrario le animo a que nos informe de ello) que nunca se han podido verificar tales cosas. La supuesta capacidad de doblar cucharas con el poder de la mente de Uri Geller era un truco bastante sencillo que viene explicado de forma gráfica en este blog; y durante la segunda guerra mundial se intentó utilizar la presunta habilidad de los zahoríes para encontra agua con sus palitos en forma de Y sin ningún exito. Se han llevado también a cabo experimentos en los que un grupo de personas tenía que adivinar el número y palo de una carta de una baraja puesta boca abajo: en efecto, algunos presuntos clarividentes consiguieron adivinar un número significativo de las cartas que se les presentaron, pero no tardó en encontrarse una solución poco sobrenatural al fenómeno: o bien simple estadística, porque si se les hacen las pruebas a muchas personas siempre tendrá que haber alguna que acierte, igual que la lotería siempre le toca a alguien, pero en ese caso el supuesto vidente no será capaz de repetir los resultados de forma sistemática, o bien engaño deliberado, puesto que los científicos no son especialistas en detectar a prestidigitadores o a gente con habilidad en este tipo de juegos de manos.

Frente al tópico de que los investigadores se cierran en banda a la posibilidad de que puedan darse fenómenos que ellos no pueden explicar, es más bien la realidad la que se encarga de desmentir la verosimilitud de los fenómenos paranormales y son los crédulos los que muestran cerrazón al seguir creyendo en ellos. Y la excusa de que los poderes del medium se alteran ante cualquier intento de registrarlos o probarlos .... En fin, evidentemente a ver quien puede demostrar que sea mentira que cuando estoy solo y nadie me mira yo me convierto en Letizia Ortiz; las leyes de la ciencia siempre se cumplen, tanto para el que las conoce como para el que no cree en ellas, y funcionan en cualquier tipo de circunstancia, si los fenómenos paranormales fueran científicos debería de poder aplicárseles estas máximas y parece que no es así. Eso no significa que no haya hechos sumamente curiosos e imposibles ante nuestro sentido común que puedan tener base científica; otro día me detendré en ellos.

10 comentarios:

Juan David dijo...

Quiero proponer el caso de C. Angel (http://www.crissangel.com/indexFlash.html) y de David Blaine (http://www.davidblaine.com/), personajes que he visto en television realizado actos como la levitacion, atravesando paredes o vidrios. No los considero seres misticos, ni con poderes sobrenaturales, sino mas bien... opino que sus trucos son muy buenos, y hacen reflexionar bastante (sobre como lo logran).

Vicisitud y Sordidez dijo...

No sé exactamente el nombre, pero me han comentado que esxiste una asociación científica relevante que atesora una importante cantidad de minoyes de dólares para todo aquel que sea capaz de realizar un acto paranormal en condiciones verificables de laboratorio.

Evidentemente, dado que el dinero es el principal incentivo para prácticamente todo en la vida, el hecho de que esta asociación siga con su fondo intacto indica más bien que todos estos fenómenos son una falacia. Existe un blog llamado charlatanes que se dedica a desenmascarar todas estas tonteridas.

PD: Mucha actividad veo... ¿para cuándo la prometida guía turística?)

La navaja en el ojo dijo...

Aunque sepamos que es mentira, es bonito que se hagan películas basadas en este tipo de fenómenos, mientras todos sepamos que son sólo películas.

De todas formas, estaría muy bien que se hiciese un film o una serie que se dedicase a desmontar los milagros y los fenómenos y a explicar cómo se producen en realidad. Algo así como lo que empezaba a hacer la ponzoña llamada La cosecha, pero en lugar de utilizarlo para justo dar el mensaje contrario, continuar por ahí.

skizo dijo...

Vicisitud y Sordidez,

la asociacion es la Fundacion James Randi.

Nadamas que pongas James Randi Foundation en google, te aparecera la web.


Saludos! :)

NuVoL dijo...

Enhorabuena por este blog!
Es fantástico!
Me iré pasando, palabra!!

jalop dijo...

Gracias NuVol, cuento contigo :-) Gracias también por la informaicón sobre la fundación James Randi

La navaja en el ojo dijo...

Como esto es un off topic total, te permito que lo borres en cuanto lo hayas leído :). Molaría que en los comentarios, además de la hora, pusiese la fecha en la que se dejan. Eso lo puedes acutalizar en las opciones de blogger, tanto en éste como en el otro blog tuyo.

jalop dijo...

Gracias, soy tan desastre que nunca me había fijado en que podías poner la fecha del comentario como tú quisieras. Ya está cambiado en los dos.

Anónimo dijo...

Buenas, lo primero me alegro de haber conocido tu blog ya que es un buen entretenimiento y puedo llegar a conocer muchas curiosidades cientificas.

Mi comentario era para aportar el dato de que es cierto que el estudio puede alterar ciertos procesos. Un caso es el de que no podemos "ver" un electrón sin alterar su estado. No entraré en los detalles técnicos.

Con esto no quiero dar a entender que crea en estas cosas, pero a todos nos gusta verlas en las películas.

Seguiré leyéndote.

ALEJANDRO

Dillinger is dead dijo...

A mi también me encanta ver películas sobre hechos sobrenaturales, es una de las cosas que más me motiva para ver una película. No creo en nada de eso pero me parece muy interesante.

Es cierto que el observador influye en lo observado, eso es el principio de incertidumbre. Pero una cosa es que los resultados se alteren y otra que el fenómeno sea imperceptible cuando se intenta registrar, es que eso nos lleva a la prueba diabólica, lo que se hacía en la edad media. Hala, que esta mujer nos demuestre que no es bruja y que por las noches no echa a volar con la escoba ... Lo que no se puede demostrar no forma parte de la ciencia, ya por definición.